• Una nueva casa

  • Nuevos amigos

  • Ropa nueva

  • Nueva vida

El elemento fuego, es uno de los cuatro elementos de las cosmogonías tradicionales en Occidente y está, junto con el agua, la tierra y el aire, presente en todas las religiones y sus rituales, en la alquimia, en la astrología, en la filosofía esotérica y en la masonería. se considera un elemento masculino, al igual que el elemento aire, frente a los elementos tierra y agua, que se consideran femeninos.

La Wikipedia nos propone las siguientes definiciones: La tradición clásica propuso dos modelos en el simbolismo del fuego: Vulcano y Prometeo. El primero, arrimado a su fragua, personifica el fuego físico que permitirá a la humanidad resolver sus problemas pácticos; Prometeo, por su parte, en su antorcha encendido en las ruedas del carro del sol, transporta el fuego celestial que Panofsky definió como "claridad del conocimiento infundida en el corazón del ignorante".

Roma, ciudad con vocación de gestión universal, institucionalizó ya en un primer ensayo de custodia de lo sagrado, el ministerio vestal, una de cuyas principales tareas era preservar el fuego para el bien de la comunidad. El corporativismo matriarcal ha cambiado con la organización de la Iglesia Católica, pero la ciudad sigue siendo la misma.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Contacto

Estadísticas

Usuarios
33312
Artículos
9
Visitas del artículo
11489